Compruebo una vez más al leer La Ventana de El Fielato del 10 de septiembre, que Avilés sigue siendo desconocida para la mayoría de los asturianos. El Día de Asturias se festejó allí este año porque la villa de El Adelantado es una localidad asturiana y céntrica, es la tercera ciudad más importante de la región, tiene una larga tradición histórica, artística y cultural, y posee infraestructura para albergar el evento.

Avilés conserva restos que prueban su origen romano; su casco antiguo está declarado Conjunto Histórico Artístico desde 1995. La villa antes de mediados del siglo pasado era de tradición marinera y comercial, ya entonces contaba con teatros y grandes hoteles, y por su elevado ambiente cultural la denominaban El Atenas de Asturias. En los años cincuenta el Estado determinó instalar en la margen derecha de su ría la factoría de ENSIDESA, empresa que fue el sustento de gran parte de asturianos e inmigrantes de otras regiones. En la actualidad, Avilés, sigue conservando las secciones de ENSIDESA de mayor rentabilidad, posee grandes industrias y superficies comerciales de capital extranjero y nacional y productivas empresas locales, en su lonja se rula el 70% del pescado capturado en la región, y es la primera ciudad de Asturias que creó un Hotel de Empresas para impulsar la iniciativa de los jóvenes empresarios.

La villa está llevando a cabo la recuperación de su entorno medioambiental —degradado tras la instalación de las industrias pesadas— y goza de un ambicioso plan urbanístico que harán que junto con su Patrimonio Histórico Artístico sea un destino de turismo sostenido. No obstante, Avilés no busca su sustento en este sector (supeditado a la moda y, por ello, a sus caprichos), pero sí pretende que las personas que la desconocen la descubran.

Imagen destacada: Fototeca propia, Puerto pesquero e industrial, Ría de Avilés