Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

La realidad no supera a la ficción

-Lo que son las cosas, Victorio; al final eran más realistas mis novelas distópicas que tus ensayos científicos.

Ilustración: Anónimo

No más bulos

Escribía ayer que los lunes, por su condición de comienzo, resultan prometedores. El mío discurrió así. Para no extenderme, me limitaré a escribir que había una serie de cosas que tenía pendientes y que me inquietaban en mayor o menor medida.  Todas ellas se resolvieron gracias a que siguen funcionando los servicios básicos de este país y, más en concreto, de mi comunidad, el Principado de Asturias, y a la empatía, solidaridad y buena disposición de las personas que conforman cada uno de ellos. Quiero dejar claro esto porque, debido a los bulos, lo pasé un rato mal el domingo. Creo importante nos aseguremos, antes de difundir una noticia, de que es veraz y que las personas que están trabajando para atendernos se están entregando de lleno a ello, a pesar del miedo y del cansancio. 

Imagen: Fototeca personal

Hermano autónomo

-¡Qué suerte tener un hermano bailarín!
-Ya lo creo, os haré descuento por ser familia.
-¿Descuento?
-No creerás que te vamos a pagar.
-Pues claro. Soy autónomo, estoy trabajando en casa.

Ilustración: Kanako

Te digo por qué me gustan los lunes

Pongamos que hablamos de las preferencias personales por un día de la semana. Yo soy partidaria de los lunes. Los lunes suponen el principio de algo. Me da igual iniciar una cosa que otra. Un comienzo siempre es prometedor. Porque, no nos engañemos, el inicio de algo malo no tiene día y nos pilla por sorpresa. De modo que comienzo este lunes dispuesta a iniciar con optimismo la segunda semana de las cuatro que permaneceremos confinados. Espero me imitéis. Cuidaos para para seguir encontrándonos aquí y en otros sitios como este. Ya sabéis: ducha, desayuno nutritivo adecuado al gasto calórico y a ocuparse en algo. ¡Venga! ¿A qué estáis esperando? Es lunes, el principio. ¡A levantarse toca!

Ilustración: Lucía Steward

“Enfrentarse a la verdad fortalece; negarla es de cobardes”.

Ilustración: Aeppol

VOISENET: ¿No cree usted en la fuerza de la adaptación, que es una de las definiciones de la inteligencia? 

FRED VARGAS

Cuando sale la reclusa

Ilustración: Mónica Carretero

🎼 Hoy no me pienso levantar
El domingo en la cama lo voy a pasar- ar
Todos los días sin salir
Encerrada, limpiando y sin parar de aplaudir-ir
Hoy no me pienso levantar
Nada me puede hacer cambiar
Sé que es lo que voy a hacer
Me quedo sin ducha, me quedo sin móvil
Me quedo conmigo, me miro por dentro 🎶.

Ilustración: Aeppol

Solidaridad canina

—Vamos, Koba, no te hagas más de rogar.
-Yo me quedo en casa.
-Tú puedes salir.
-Soy un perro solidario.
-Solidarízate conmigo, no aguanto más en casa.
-No quiero te contagies por mi culpa. Me basta el plato de ducha.

Ilustración: Yayao Ma

De finde, ¿eh?

Vaya, veo que hoy sábado sí que madrugaste. ¿A dónde vas? ¡Ah, sí claro!, es fin de semana y llevas seis días encerrada sin ver a tu novio. Y no calla, ¿eh? Que tengo gana de verte, que no aguanto más, que hay que vivir el momento… Ya, ya. Si ya me sé el cantar. Es lo de siempre, pero ahora tienes más miedo que otras veces a perderlo. ¡Mira que si te quedas sola para siempre! A decir verdad, tienes miedo a perderlo todo. Todo. Todo salvo lo que en este momento tienes más posibilidades de perder: la salud. Pero, claro, la salud siempre la pierden otros. Tú eres joven, estás fuerte, hasta ahora llevabas una vida sana, tienes una mente positiva. Visto así, con un poco de suerte igual libras.

Ilustración: Yayao Ma

Vana ilusión

—Yo a esto de la pandemia le encuentro su parte buena.
—El no ir a clase, por ejemplo.
-Lo malo es que si dura mucho no podré ir a la de guitarra.
—Ni yo a la de fotografía.
-Y no volveremos a ver a los abuelos.
-Ni a quedar con los amigos.
-Tampoco iremos de vacaciones.
-Ni…
-¡Calla, calla, no sigas.
-Que pase pronto. ¡Quiero volver a clase!

Ilustración: instagram.fah fah

Encuentra tu ánimo

Esta mañana he decidido no daros ánimos para levantaros ni reprenderos por no haber hecho ejercicio y asearos. Doy por hecho que eso ya lo tenéis asumido a estas alturas de confinamiento. Hoy me importa más preguntaros si os habéis parado a pensar que muchos de nosotros -los enfermos crónicos no oncológicos-, nos pasamos días, semanas o meses confinados. En un hospital, en casa o en una habitación. Algunos, como es mi caso, renunciando a aficiones desde niños. Adaptándonos a continuos cambios para peor. Asumiendo la fragilidad de nuestro cuerpo, siempre tirano, doliente, traicionero. Y no exentos de los infortunios comunes a todos. Y así, hemos hecho fuerza de la esperanza, riqueza del encierro, humor de nuestras incapacidades y aprendizaje de nuestra condición de dependientes. Sólo eso, mis seres queridos. Leído esto, de cada uno de vosotros depende sentiros más animados y solidarios para luchar contra el virus o quejaros de vuestro encierro. 

Ilustración: weheartit.com

Desayuno calórico

—¿Pero qué estás desayunando? ¡Ah, no!
—Pero si no tengo que ir al colegio…
— Pero sí tienes que crecer en inteligencia, con eso solo vas a lograr engordar.

Ilustración: David Sierra

Un día menos

¡¿A dónde vas con esa pinta, por favor?! Súbete este pantalón, peínate. ¿En babuchas todavía? ¡Ah, no! A pasear. ¿Que este desgraciado de gobierno no te deja salir? ¡Amos, anda! ¿Acaso no tienes veinte metros cuadrados en tu rededor? ¡Pues venga! A dar vueltas al perímetro de tu casa. ¿Sudas ya? Pues espabila, a la ducha y a desayunar.

Ilustración: liveinternet.ru

Si no puedes parar…

—Como no pase pronto el coronavirus me deslomo limpiando. 

Ilustración: Pinterest

¡Moviéndose!

¡Buenos días gente! ¿Ya os habéis levantado? Quienes ya se hayan duchado y desayunado, ¡bravo! Quienes aún no, toca estirarse. ¡Venga! Brazos arriba, haced como que intentáis tocar el techo. Manos abajo, tocad —no vale hacer como que–, tocad los pies. Una, dos, tres… Muy bien. Y, ¡hala!, a la ducha que hay que trabajar y atender a los peques, sacar al perro y llamar a la familia y a los amigos para preguntarles cómo han pasado la noche. 

IlustracióN: Molly Brett

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑