Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

Etiqueta

Aprendizaje

Una restricción provechosa

A estas alturas del confinamiento ¿cómo lo lleváis? ¿Cómo va vuestra salud física y mental? Mientras recapacitáis, voy a contaros cómo lo llevo yo. 

En general, lo llevo bien. En cuanto a la salud física estoy gozando de una mejora sustancial gracias al tratamiento experimental que me realizan en el HUCA. Por desgracia, esta quedó mermada porque los fisioterapeutas no trabajan, privándome de una de las terapias que necesito. No tengo más recurso para sobrellevar la situación y evitar me repercuta en el bienestar emocional que extremar los cuidados al máximo. Conque he tenido que tomar una serie de medidas restrictivas para poder seguir activa.

En el ámbito literario, dentro del espectro que requiere toda vocación u oficio —crear, compartir y aprender—, he elegido tres cosas, una de cada parcela. Esta decisión afecta a la regularidad de mis publicaciones en este medio.

En consecuencia, el fruto de la creación de momento será inédito. El objetivo es poder terminar la novela juvenil que hace tiempo traigo entre manos. Por el contrario, en lo relativo a compartir elegí una de las posibilidades que ofrece la red. La Asociación de Discapacitados de Avilés y Comarca (DIFAC) me propuso realizar un Club de lectura online para sus socios, entre los que me encuentro. Estos días estoy ocupada de lleno creando un grupo de Facebook para gestionarlo. Y en último término y esencial, la parte del aprendizaje la satisfaré cumpliendo una aspiración añeja. A final de verano me aplicaré en un curso de poesía, género literario que más admiro. 

Sabed que esta decisión la tomé tras meditar y teniendo en cuenta que en estos tiempos hay entretenimiento telemático para todo gusto y edad. Si los hados lo permiten, compartiré con vosotros la cosecha que obtenga. Entre tanto, en Facebook haré publicaciones esporádicas de diversa naturaleza sin orden ni día concretos. Será en mi blog personal donde intentaré, dentro de lo posible, aplicarme más.

Para terminar, os agradezco infinito vuestra fidelidad. Hace cuatro años que publiqué los primeros microcuentos. Gracias a ellos descubrí una faceta más como escritora, me acercaron a vosotros y conocí al ilustrador Gustavo Mazali. Con él estoy haciendo una serie de humor gráfico que confío podamos mostraros próximamente. Me despido tomándome la libertad de daros un consejo: no os dejéis abrumar por estar confinados. Pongamos en orden no solo las casas, sino nuestro mundo interior. Ese mundo interior donde bulle lo que en verdad somos.

Imagen: Fototeca personal

Ahora o nunca

-No, no, así, no. Más movimiento. Esa viñeta precisa más movimiento.
-¿Por qué no es más benevolente conmigo?, estoy aprendiendo.
-La exigencia forma parte de esta profesión.
-¿Y en qué repercute para para que usted sea intransigente conmigo?
-Dejaré de serlo cuando seas autoexigente.

Ilustración: Anna Retberg

Crítica destructiva

-Esta eres tú, Eureka.
-¿Las orejas no están demasiado grandes?
-¿Tú crees?.
-Además, me encuentro muy poco expresiva.
-Todavía no está terminado.
-Lo que mal empieza mal acaba.
-Pero si no sé hacerlo mejor y no empiezo ¿cómo mejoro?

Ilustración: James Browne

Experiencia propia

-No comprendo por qué te empeñas en aprender sola a cocinar.
-Para aprender de mis errores.
-¿No sería más fácil basarse en la experiencia de otros?
-¿Y cómo diferencio luego entre los míos y los ajenos?

Ilustración: fahfahs

Aprendizaje en la infancia

-No se hace así.
-¿Por qué?
-Porque mi padre lo hace de otra manera.

Ilustración: Lisi Martin

«Los grandes placeres de la vida siempre son esforzados, nunca triviales, y necesitan en su compromiso el aprendizaje de la delectación. No es que haya que sufrir para gozar, es que el goce debe ser ambicioso, ya que la banalidad del gusto oferta pobres recompensas…»

LUIS MATEO DÍEZ
Los desayunos del café Borenes

Ilustración: Caroline Bonne-Muller

Otra forma de aprender

-Ves Master Chef junior, ¿eh?
-¿Qué es eso?
-Un programa de cocina de la tele.
-En mi casa no tenemos tele.
-¿Entonces dónde has aprendido a cortar así la zanahoria?
-Donde todo, en un tutorial de YouTube.

Ilustración: google.ca/pinterest

Intercambio escolar

-Tenéis quince minutos para merendar.
-Amelia, no tiranices a tus amigos.
-No son mis amigos, mamá. Han venido a que les ayude en los estudios. Me consideran la empollona de la clase.
-Si es así, demuéstrales que agradeces que confíen en ti para enseñarles y sé más amable con ellos.
-¿Más? ¡Les estoy enseñando gratis!
-Te equivocas. A cambio, ellos te están enseñando a compartir tus conocimientos.

Ilustración: Evelyn Davidii

Problema resuelto

-¿Deseas algo, chaval?
-Que me ayude a resolver un problema.
-¿Eso no lo haría mejor tu maestro?
-Él me lo puso.
-Pues acaba pronto que no tengo todo el día.
-Si compro cuatro manzanas, como una, pierdo dos por el camino y otra se la doy a mi amigo cuando llegué a la escuela ¿cuantas manzanas me quedan para devolver a mi maestro?
-Voy a ponerte un kilo o tu maestro te reñirá por regresar sin ninguna.

Ilustración: Andreja

¿Sabes lo que quieres ser?

-Pensándolo bien, prefiero el arte urbano.
-¿A qué te refieres?
-Al grafiti.
-La semana pasada escogiste acuarela y la anterior sanguina. ¿Estás segura de que estás en la clase adecuada?
-Para la música no tengo oído, con las palabras me lío, la escultura es muy compleja. ¿Si quiero ser artista creativa qué más opciones tengo?
#buenosdiastengais #ZacRetz

Ilustración: Zac Retz

Enseñadme a volar

—¡Gaviotas!
—¡Ey, compañeras! Ahí está otra vez la niña que quiere volar.
—Ya tengo alas. ¿Ahora qué tengo que hacer?
—Agítalas arriba y abajo.
—Lo intento, pero no pasa nada.
—¿Y ahora qué le digo?
—Ya te lo dije la otra vez: que no es un pájaro, que no puede volar.
—Es que tiene tanta ilusión…
—Es que los humanos lo quieren todo, nunca se ven satisfechos.
#buenosdiastengais #KathyHare

Ilustración: Kathy Hare

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑