Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

Etiqueta

Hijos

Lene maternidad

-Hazme caso, decídete por la gestación subrogada.
-No sé, no estoy segura de que sea ético.
-Mira ético no sé si será, pero estético solo tienes que mirarme a mí.

Ilustración: asterisk-agency.com 

Maternidad decepcionante

-Ja, ja, ja.
-¿Y eras tú el que iba a hacerme sentir realizada?

Ilustración: Isaiah Stephens

¿Papá es mi padre?

-Mamá, ¿papá es mi verdadero padre?
-¿A qué viene esa pregunta, Ismael?
-En la escuela dicen que un conejo no pudo preñar a una cierva.
-Cuanto antes aprendas que no puedes creer todo lo que te dicen, mejor.
-¿En casa o en la escuela?

Ilustración: Kit Chase

Cambiazo de hijo

-¿A qué es adorable?
-Sí que lo es. Parece un niño.
-Precisamente mi marido me lo regaló por eso.
-¿Porque parece un niño?
-Sí, nuestro matrimonio se estaba yendo a pique porque Álvaro no quiere tener hijos.
elmasvega.wordpress.com

Ilustración: red-sundress.tumblr.com

Encargo soñado

-¡Mira, cigüeñas!
-¡Cuántas!
-Me gustaría tener una.
-¿Qué ibas a hacer con una cigüeña?
-Encargarle un hermanito.

Ilustración: Pascal Campion

Mi bebé, modo de empleo

-¿Barbara, qué haces?
-Consultar lo que tengo qué hacer para que calle Nacho.
-Eso es algo instintivo, se lleva dentro.
-Qué bien, querido, que lo tengas, cálmalo tú.

Ilustración: Nathalie Jomard

Pareja previsora

-María, ¿crees que algún día tendremos hijos?
-Está difícil.
-Me gustaría.
-A mí también.
-Cuando acabemos la carrera puedo buscar un empleo y tú sigues estudiando.
-Pero mientras hago el máster, saco el doctorado, consigo un empleo digno y formo parte de un equipo de investigación…
-Podemos ir congelando unos óvulos por si se nos hace demasiado tarde.
-E igual conviene que reserves también algo de semen, por si pasa más tiempo del previsto.

Ilustración: elentori.com

Remedio para la impaciencia

-¡Oh, que nene más cagón! Te acabo de bañar y ya tenemos que cambiar el pañal.
-Nuria, ¿te falta mucho? No me gusta pasarme la vida esperándote.
-Me falta lo mismo que a ti.
-Yo ya estoy listo.
-¡Ah, estupendo! Entonces cambia tú el pañal a Abel. A mí no me importa tener que esperarte.

Ilustración: Sophie Griotto

Discrepancia vital

-Tomás, mira que enternecedor.
-¿El qué?
-Ese patito con su padre.
-No me dice nada. Carezco de instinto paterno.
-¡Buf, tenemos un problema. Yo no tengo instinto de mártir.

Ilustración: Pascal Campion

Llamada comprometedora

-¡Felicidades, mami!
-Gracias, cariño. ¿Y este regalo?
-Es de papá.
-¿Y dónde está papá?
-Hablando por teléfono con su jefa.
-¿Hoy domingo?
-Eso me contestó cuando le dije que una mujer preguntaba por él.

Ilustración: Monique Dong

Estar en las antípodas

-Papá, ¿qué significa estar situado en las antípodas?
-Que está en una posición totalmente contraria u opuesta.
-¿Vendría a ser como los abuelos respecto a mamá y a ti?
-No sé… ¿Consideras que somos opuestos?
-Sí, totalmente. Ellos me llevan a todas partes y vosotros a ninguna.

Ilustración: Jana Nikolova

Emancipación

-Por fin independientes.
-Marchar de casa parecía lo más difícil, pero ahora…
-¿Ahora?, por fin podremos tomar nuestras propias decisiones.
-¿Dónde?

Ilustración: Trác Kỳ Nhi, Pinterest

Mañana tranquila

-No te alarmes.
-¿Por qué iba alarmarme?
-En principio, porque los niños ya se han levantado.
-¡Horror! Yo que me prometía una mañana tranquila…
-Precisamente por eso no sé cómo decirte el resto.

Ilustración: Pascal Campion

Papá se toma su tiempo

-¿Lo ves? Se está afeitando.
-Ya lo sé.
-Cuando tú seas mayor tendrás que hacer lo mismo.
-El padre de Javi trae barba.
-¿Te gusta el padre de Javi más que papá?
-No, pero Javi nunca llega tarde a clase.

Ilustración: Pascal Campion

De mayor, independiente

-¿Este que está contigo quién es?
-Un novio que tuve antes de tu padre.
-¿Entonces por qué dices que soy todavía una niña para enamorarme de Julián?
-Eran otros tiempos, Amalia. A las mujeres solo nos educaban para ser esposas y madres.
-Yo quiero ser como tú.
-Yo quería ser enfermera, como Ingrid Bergman en «Por quién doblan las campanas».
-¿Enfermera?, ¡No lo sabía!
-Hay muchas cosas que no te conté, pero aunque tienes muy pocos años para echarte novio, tienes suficientes para que te las cuente.
-¡Cuenta, cuenta!
-Yo siempre quise ser una mujer independiente, como las de las películas que veía en mi juventud. Y eso tienes que ser tú.
-¿Y qué tengo que hacer?
-Seguir estudiando.

Ilustración: Margaret W. Tarrant

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑