Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

Etiqueta

Juegos

Evolución juegueril

-Cierra, papá, o se marcharán volando.
-Pero si solo son juguetes de cuerda…
-Eran. Encontré un hechizo para convertirlos en drones, pero me olvidé del mando para dirigirlos.

Ilustración: Aurelie Neyret

Pasión en común

-¡¿Quién iba a imaginar cuando nos hicimos amigos en preescolar que íbamos a seguir siéndolo después de tantos años?!
-Más sorprendente, Sergio, es que sigamos jugando a la canicas.
-¿Por qué? ¿Se te ocurre algo más apasionante que hacer?

Ilustración: CreaMagic.com

¿Hasta luego o adiós?

-¿Qué estáis haciendo con esa maleta?
-¡Pepín, eres un pato malo. No debiste abrir la puerta.
-¿Nos abandonas, Clara?
-Me voy a un colegio en el extranjero.
-¡Llévanos contigo!
-No puedo llevar juguetes.
-Te harás mayor. Cuando regreses ya no querrás jugar.
-Jamás dejaré de jugar con vosotros.
-Eso decís todos los niños. Pero pasa el tiempo sin que abráis el armario. Un día, por fin, lo hacéis para deshaceros de nosotros.

Ilustración: Honor C. Appleton

Tarde benévola

El día ha sido benévolo y nos ha regalado una tarde de primavera. Lo ha sido en verdad, porque al sol vespertino se unió la posibilidad de jugar al «busca chuches» con Toya. Hacía tiempo que, por diferentes razones, no podía permitírmelo.

A Toya y a mí nos divierte mucho este pasatiempo. La principal razón para ambas, es que lo realizamos juntas. A ella le entusiasma, también, porque rastrear forma parte de su naturaleza, hace algo que yo le indico y obtiene de recompensa un trocito de comida.

En cuanto a mí, me fascina observar cómo busca y encuentra las chuches que previamente dispongo sin que me vea. Cómo olfatea el aire, como insiste cuando está difícil de alcanzar el objetivo.

En definitiva, cómo se esfuerza para conseguir algo que desea. No sé cómo se arreglan estos maravillosos animales, siempre enseñándonos valores.

Imagen: Toya posando para vosotros tras el juego, fototeca propia

Enfermedad proyectada

-¿Puedo bañarme, Clara?
-No Blancaflor, tienes anginas.
-Oí a tu madre decir que las tenía tu hermano.
-Dicen que los niños proyectamos las preocupaciones en nuestros juguetes, a lo peor las contrajiste por mi culpa.

Ilustración: Honor C. Appleton

Presidenta mejor

-Mamá no quiero seguir jugando a ser reina.
-¿Por qué motivo?
-Porque los reyes no mandan nada, prefiero jugar a ser presidenta del gobierno.

Ilustración: Alins Ilustracion Studio

El mismo juego

-Es divertidísimo, Ana. 
-Si papá se entera, nos mata. ¿Estás seguro de que la abuela tiene una foto de mamá y los tíos caminando por los raíles?
-La tenía. La guardé como prueba incriminatoria.

Ilustración: Claudia Tremblay

Agilidad mental

-Jasper, déjame en paz. ¿No ves que estoy ocupada?
-Hacer crucigramas no es estar ocupada.
-Es bueno para la mente.
-Compartir ocio también.
-¿Jugando con muñequitos de trapo?
-Si yo escondo el muñeco y tú lo buscas…

Ilustración: Yaoyao Ma

Opinión coincidente

-Iván, si te apetece puedes merendar con nosotras
-Sí, gracias. ¿Puedo soltar a Tim?
-No, es un peligro para las niñas.
-¿Por qué motivo?
-Considera que son muñecas.
-En ese caso, será mejor que yo tampoco me acerque.

Ilustración: Chihiro Iwasaki

Muñecos sin complejos

-Óscar te presento a Jerome. Jerome, te presento a Óscar. Espero congeniéis.
-¿Cómo te sientes siendo cojo?
-Óscar, no digas eso. Es políticamente incorrecto.
-¿Y cómo nos vamos a hacer amigos si no podemos hablar con sinceridad?
-Empleando otra palabra.
-Soy un muñeco, no entiendo de eufemismos.
-Y yo tampoco, ni de tomármelo a mal.

Ilustración: Honor C. Appleton

La buena educación

-Está buenísimo. Sírveme otra taza, por favor.
-Prueba también las pastas, están exquisitas.
-Jorge, ¿cuándo seamos mayores seguiremos jugando a ser educados.
-Supongo que sí
-¿Solo cuando venga alguien o también cuando estemos solos?

Ilustración: Patrice Barton

Según te vean te tratan

-Este verano estuve en Inglaterra. Allí los caballos somos muy bien recibidos.
-¡Qué suerte! A mí no me dejan entrar en otro país.
-Es por miedo. Temen les hagas daño.
-¿Qué daño puedo hacer yo? Al igual que tú, soy herbívora, tengo mucho menor tamaño y no puedo cocear. Soy totalmente inofensiva.
-La próxima vez no vayas arrastrándote.
-Si soy una serpiente…
-Te prestaré una elegante silla de cuero y unos estribos e intentarás ir erguida. Ya verás cómo así nadie te da el alto en la frontera.

Ilustración: Lucy Fleming

Espectadores peligrosos

-¿Doña Prudencia, qué hace en mitad de la pista de eslalon gigante?
-¡Alvarito! esta vez no libras de que se lo diga a tu padre.
-Apártesen ustedes o no respondo de las consecuencias.
-Luego hablan de nosotros los perros.

Ilustración: Catzwolf

Primera comunión

-Vivís hoy uno de los días más señalados de vuestra vida, lo llevaréis siempre grabado en vuestro corazón y para que así sea lo celebramos a continuación con un gran banquete y muchos regalos. Dad las gracias al Señor.

Ilustración: Honor C. Appleton

Cosas del golf

-Tíra, tira. Cada vez que lo hagas yo sacaré la cabeza, a ver si así te vas de una vez de mi campo.

Ilustración: Virpi Pekkala

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑