Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

Etiqueta

Lluvia

Presente continuo

-Disfruta, Yago. Siente la lluvia.
-Cogeré catarro.
-Aprende a vivir el presente.
-Eso hago. Pienso en presente continuo.

Ilustración: Jimmy Liao

Insolidaridad gatuna

-Deberíamos cobijarnos de la lluvia.
-Yo ya estoy cobijado.
-Si echamos una carrera hasta la casa podríamos cobijarnos los dos.
-¿A qué fin voy mojarme yo para que te cobijes tú?

Ilustración: Wolf Erlbruch

Ardid perruno

-Robert, hoy es el día perfecto para bañarme en el mar
-Está lloviendo.
-Por eso. Diremos que estoy mojado por la lluvia.
-¿Y qué diremos de la arena que te quede en el pelo?
-Que es contaminación.

Ilustración: Pinterest

Unas gotas de amor

-¿Son imaginaciones mías, Goyo, o llueven corazones?
-Llueve corazones.
-¿Le encuentras una explicación?
-¿Será que se condensó todo el amor en las nubes porque en la tierra solo hay enfrentamientos?

Ilustración: Pascal Campion

Invierno de infarto

-Jo, qué mal, vaya invierno más crudo y largo.
-No comprendo por qué te afecta tanto el mal tiempo.
-Porque te pasas el día en casa comiendo.
-¿Y qué tiene eso de malo?
-Que se te dispara la tensión y suele darte un infarto.

Ilustración: Pascal Campion

Pronóstico acertado

-Pronostican un invierno muy lluvioso.
-Nunca aciertan.
-Creo debes meditar tu respuesta.

Ilustración: Pascal Campion

Tarde lluviosa

Cada vez me gustan más los días lluviosos, y el invierno que los trae, por lo que facilitan permanecer en casa. Algo que mi dedicación habitual, la escritura, y mi cuerpo, deteriorado, me piden cada vez más.
Toya y yo paseamos por un parque de brillante suelo oscuro, mojadas hojas; vacío de personas, silencioso. Este silencio me lleva a otro que ha quedado apresado en mi memoria:
Retorno a casa en las lluviosas tardes de invierno, tras las aburridas clases vespertinas, por las calles del Avilés gris de los años setenta. Son las tardes solitarias las que han quedado fijas en mi memoria. Las que favorecían sentir y pensar bajo la lluvia, a falta de intercambio de vivencias y risas.
¡¿Quién me iba a decir que aquellas melancólicas tardes iban a ser las que hoy me hicieran amar el invierno?! Persona de luz como soy, siempre con frío, amante del color, de las flores y los aromas que traen.
La magia de la infancia lo abarca todo. La mente adulta la recibe, por un instante ve la niña que en ella habitó. Aquella que vivía el momento presente tan intensamente que ha dejado un sinfín de escenas impresas. Útil materia para una escritora.

Ilustración: Pascal Campion

La musa lluvia

-La lluvia es inspiradora, Ana.
-En cierto sentido…
-Hacia abajo.

Ilustración: Pascal Campion

Lluvia de otoño

-Minna, observa que hermosa cae la lluvia.
-«Observo que pena de desayuno»

Ilustración: Martin-Serrano, Pinterest

No quiero mojarme

-Vamos, Toño, no protestes.
-Llueve.
-Y qué más da.
-Claro, tú llevas paraguas.
-¿Prefieres llevarlo tú?

Ilustración: i.pinimg.com

No te mojes

-Carmen, no os metáis en los charcos.
-¿Para qué me compraste botas de goma?
-Para protegerte de la lluvia.
-La lluvia cae de arriba. Para eso llevo impermeable.
-Las botas son para que el agua no te cale los pies.
-¿Y cómo sabemos si funcionan?

Ilustración: i.pining.com.originals

Alabanza al mes de abril

Abril, entre todos los meses del año por ti siento predilección. Me trajo a la vida un día de tu discurrir. Me gustan tus primaverales cambios de humor, manifiestos en tormentas de sol y frescos chaparrones. Repartes con desprendimiento energía solar y agua del cielo contagiando vigor al paisaje, al que el invierno despojo de color. 

Ilustración: Jimmi Liao

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑